El calambur: aprende a dominar el juego de palabras

0 Comments

[av_textblock size=” font_color=” color=” av-medium-font-size=” av-small-font-size=” av-mini-font-size=” av_uid=’av-jzx0wmr2′ custom_class=” admin_preview_bg=”]

Asíndeton y polisíndeton: definición y ejemplos

¿Sabes lo que es un calambur? En español, estos juegos de palabras aprovechan la paronimia, polisemia o homonimia para dar a una frase un significado diferente.

Es muy probable que durante la niñez hayas escuchado la adivinanza “Oro parece, plata no es”. Esto es un claro ejemplo de calambur, pues la solución es “el plátano”. A diferencia del retruécano, en el calambur no se varía el orden de los elementos de la oración: el truco consiste en separación las mismas palabras en sílabas diferentes.

El origen del calambur

Casi todos los autores coinciden que esta forma de chanza surgió en la corte de Luis XVI. En ella, Georges de Bièvre se burlaba mucho del escaso conocimiento del francés del conde de Kalemburg, embajador de Westfalia, al que fastidiaba a menudo con este juego de palabras para deleite de la corte.

No obstante, ya en español, el calambur más famoso lo protagonizó Francisco de Quevedo, al llamar coja a caja destemplada a la reina doña Isabel de Borbón, esposa de Felipe IV de España. Para ello, el poeta compró dos ramos de flores de diferente color y se los presento a la soberana (que, en honor a la verdad, sí que era coja), y dijo:

“Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad escoja”.

Así que gano la apuesta que había hecho con sus compañeros de copas y ese día comió y bebió gratis gracias a un calambur: “su majestad es coja”.

Ejemplos de calambur

Muchos de estos juegos de palabra se construyen a propósito y muchos salen sin desearlos, así que te invito a que disfrutes de esta curiosa forma de usar el lenguaje:

  • Yo loco, loco, y ella loquita. / Yo lo coloco y ella lo quita.
  • Mi madre estaba riendo. / Mi madre está barriendo.
  • ¿Por qué lavó la rueda? / ¿Por qué la bola rueda?
  • El pan está hablando. / El pan está blando.

También, mucho cuidado con los nombres que das a tus hijos, no le vayas a condenar a que cargue toda su vida con un calambur:

  • Armando Esteban Quito. / Armando este banquito.
  • Alan Brito Prieto / alambrito prieto
  • Serapio Joso. / Será piojoso
  • Alex Tintor / Al extintor

Este recurso se presta mucho también a la construcción de acertijos:

  • Blanca por dentro, verde por fuera, si quieres que te lo diga, espera (la pera)
  • Dicen que son de dos, pero sólo son de una (los dedos)
  • Te la digo, te la digo, te la vuelvo a repetir; te la digo veinte veces y no la sabes decir (la tela)


[/av_textblock]

About the author 

Iago Fernández

Tengo a mi cargo las secciones dedicadas a la escritura creativa y a la teoría de la literatura. Soy graduado en Teoría de la literatura comparada, realizo la tesis post-doctoral en la Universidad de Oxford y cuento con experiencia como trabajador en el sector editorial español. Actualmente estoy en proceso de terminar mi tesis sobre literatura. Mi género preferido es la novela negra, pero en realidad soy un lector omnívoro de clásicos.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Title Goes Here


Get this Free E-Book

Use this bottom section to nudge your visitors.

>