caracteristicas estructura novela

La novela: características y estructura. Guía DEFINITIVA

La novela: características y estructura. Guía DEFINITIVA
Puntúa este post

No es sencillo definir las características de la novela. Ni hablar con cierto rigor de la estructura de la novela. Desde el nacimiento de este género literario, a finales del S. XIX, sus elementos constitutivos han ido evolucionado. Además, la novela es un género-espejo, se podría decir. Incorpora las características y la estructura de otros. Puede incluir cuentos, diarios, poemas, piezas teatrales, adquirir una forma cinematográfica…

De hecho, en sus inicios, con la novela griega en la antigüedad, surge de la mezcla de géneros como la geografía o la historia. Por tanto, definir las características de la novela o la estructura de la novela, no es tarea sencilla.

Para ello, hemos decidido sistematizar en un solo artículo unas cuantas directrices. Esperamos que te sean de ayuda en tus ejercicios de escritura creativa.

Primera consideraciones acerca de las novelas

Este post será un poco más completo de lo habitual. Por si quieres leer directamente alguno de los cinco puntos siguientes, te los sintetizamos (o puedes acudir al índice que tenemos al principio). En qué es una novela, definimos los límites de este género literario. Luego, en tipos de novela, los subgéneros por los que puedes optar. A continuación,  en Características de la novela, unos cuantos elementos estructurales básicos. En estructura externa de la novela, los patrones que puedes seguir para diferenciar y disponer la información. Finalmente, en estructura interna de la novela, cómo plantear y organizar el desarrollo de la historia.

Como ves, hemos ido de lo más general a lo más concreto. No obstante, el proceso de escritura de una novela es mucho más profundo. Todos los artículos de escritura creativa que figuran en este blog complementan esta guía. Aquí nos limitamos a explicar la arquitectura general de este género. Te recomendamos sobre todo ampliar el tercer punto y el quinto punto. Características de la novela y estructura interna de la novela. Ambos se refieren a temas exclusivamente técnicos.

Qué es una novela

Antes que nada, la novela es un género literario. Sus inicios son difusos. La novela moderna se inicia con El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Cervantes.

No obstante, tiene importantes precedentes. Los orígenes de la novela se tienden hasta la novela griega, con obras como Dafnis y Cloe, de Longo de Lesbos. Entre un punto y otro, destacan las novelas en verso medievales. Su influencia es la base de la obra de Cervantes.

El siguiente punto crucial en la historia de la novela es el Siglo XIX. Surge la novela realista. Debido a los avances tecnológicos del momento, conoce un auge de popularidad nunca visto. Se beneficia tanto de la invención de los tipos móviles de imprenta, como de los periódicos. Surgen las novelas por entregas, los antecedentes más primarios de lo que hoy se conoce por series de televisión.

Por último, en el Siglo XX se produce la Edad de Oro de la novela. Los autores del momento llevan este género a sus máximas cotas de complejidad. Es lo que se conoce como autores modernitas. Faulkner, Joyce, Proust, Musil, Broch, etcétera.

La mutabilidad como elemento distintivo

Podemos concluir que su característica más propia es la mutabilidad. Es decir, la de ser una forma abierta. La de poder incorporar lo que se le antoje. Luego podemos añadir que, en comparación con otros géneros literarios, es el de mayor extensión. De las 200 páginas en adelante.

Quizá pienses que otra de las características de la novela es relatar hechos ficticios. Pero no. Existen novelas de no-ficción, novelas periodísticas, novelas autobiográficas… En este caso, lo que designa esos textos literarios como novela son sus elementos distintivos. La estructura, los tipos de personajes, los tipos de narrador, los diálogos… Y el propósito final del escritor, claro.

Cuáles son los tipos de novela

Lo más elemental para designar tipos de novela es recurrir a los subgéneros literarios. Los más conocidos son el de aventuras, el de misterio, el negro, el de terror, el de fantasía, el de ciencia ficción… Es muy importante que los tengas en cuenta en tu ejercicio de escritura creativa.

Cada subgénero tiene unas guías que debes seguir. Por supuesto, puedes escribir tu novela sin atenerte a ninguno en particular. Pero aunque sea involuntariamente te aproximarás a ciertos tipos de novela. Por eso, es mejor que tengas claro a cuál te quieres aproximar y aprovecharte de ello. Te ayudará a saber qué aporta tu libro.

Para informarte de las guías de cada género en particular, recurre a nuestros otros posts. De momento, te daremos un ejemplo. Supongamos que quieres escribir una novela de fantasía. Más concretamente, de fantasía épica. Las guías del género serían el worldbuilding, la gesta heroica, los elementos fantásticos… A su vez, dentro de este subgénero, puedes optar por distintos caminos. Los más habituales son low fantasy o high fantasy. Depende del grado de fantasía que incluya.

Antes de escribir una novela, debes conocer en profundidad el subgénero que quieres tratar. Y, a partir de ahí, pensar en darle una vuelta de tuerca.

Los géneros literarios en la novela

Los géneros literarios definen tipos de novela según sus contenidos. Pero también se pueden determinar tipos de novela según su forma. Es decir, según el modo en que hayan sido escritas. Desde este punto de vista, podemos distinguir entre novelas realistas, modernistas, en verso, posmodernas… Generalmente, estos tipos de novela están vinculados con la historia de la literatura.

Por novela realista se entiende una novela canónica, que retrata la realidad tal como es y cuenta una historia lineal. Así era como se hacía en el S. XIX. Por novela modernista, una novela que, por momentos, puede rozar la experimentación. Que juega, deforma y explota las potencialidades de la novela en distintos aspectos. En el S. XX, lo llevaron a cabo autores como Woolf, Musil o Broch.

Hay otros tipos de novela. Por ejemplo, los que se adscriben a una corriente artística determinada. Una novela surrealista, una novela de realismo mágico y demás. Sobre estos tipos de novela también encontrarás en nuestra web.

Características destacadas de la novela

Como ya hemos dicho, no es sencillo señalar características de la novela. Las que comentaremos a continuación las comparten otros géneros narrativos. Se puede decir, no obstante, que en la novel alcanzan su mayor grado de complejidad. Hablamos de los tipos de narrador, los tipos de personaje y los diálogos. A nuestro modo de ver, estas son las tres características de la novela básicas.

Las comparte también el cuento y podría compartirlas incluso un poema. La Odisea o La Ilíada, por ejemplo. Sobre las diferencias de estos elementos en un género u otro, encontrarás información en esta web. En los posts sobre cuento y sobre subgéneros.

Por si te interesa profundizar exclusivamente en la novela, te los remarcamos a continuación.

Tipos de narrador

El elemento más básico e importante son los tipos de narrador. Distinguimos entre dos tipos de narrador principales. El narrador omnisciente y el narrador limitado. El omnisciente es como un Dios; sabe todo lo que sucede en el mundo de la historia.

El narrador limitado, es el que narrar desde una primera o segunda persona. Es decir, el que está limitado a su propia experiencia. Lo que narra no es externo a él. No conoce la totalidad de los hechos.

Sin embargo, los tipos de narrador, también se pueden combinar. No sería lo más habitual y deberías hallar una justificación para hacerlo. Pero en este sentido no hay límites.

Tipos de personaje

Los tipos de personaje se refieren a las funciones que un personaje cumple en la historia. Es decir, uno, el protagonista, es el héroe. Otro, el antagonista, el villano. Un tercero, el ayudante del héroe. Ahora bien, por tipos de personaje puede entenderse algo mucho más amplio.

Los tipos de personaje son también tipos humanos. Podemos hablar de un personaje de moral dudosa. De un personaje estúpido. De un personaje atractivo. Y también podemos hablar de tipos de personaje vinculados a subgéneros. El ejemplo más obvio sería el del detective o el policía de la novela negra. No hay, como ves, una sola definición de tipos de personaje.

Diálogos

Los diálogos no son estrictamente necesarios para escribir una novela. Pero sí muy útiles. Imprimen velocidad y dinamismo a las escenas. Dan sensación de inmediatez. Y si están bien llevados, los diálogos pueden emplearse para sacar a la luz distintos conflictos.

Hoy día, además, tienen una importancia crucial. Ya no son un elemento accesorio. La inclusión de diálogos sugerentes es una propiedad casi irrenunciable para escribir una novela comercial. Y abundan muchísimo en prácticamente cualquier subgénero.

Estructura externa de la novela

Para evitar confusiones hemos querido dividir el apartado de estructura de la novela. Distinguimos entre la estructura externa de la novela y la estructura interna de la novela.

La primera, se refiere al modo que en que diferenciamos y disponemos la información. La segunda, al modo en que planteamos el desarrollo de la historia. La estructura externa de la novela se refiere, básicamente, a los párrafos y a la división en capítulos.

En cuanto a los párrafos, tienes variedad de opciones. Puedes hallar novelas que consten de un solo párrafo, como Nocturno de Chile, de Bolaño. O novelas con párrafos que se reduzcan a una frase, como La amante de Wittgenstein, de Markson. Todo depende de lo que quieras hacer. Hoy día, no obstante, priman los párrafos cortos. Los párrafos muy largos o el párrafo único se reservan para novelas con pocas pretensiones comerciales.

Cómo dividir los capítulos

Con la división de capítulos sucede lo mismo. Pero, en este caso, debemos decidir cómo titular cada capítulo. Podemos hacerlo con un número, con un nombre de personaje, con una frase breve… La decisión no es menor. Ayuda a acentuar lo que quieres hacer. Por ejemplo, titular capítulos como Cantos I, II, III, etcétera, te vincula a las narraciones clásicas. La Odisea o el Cantar de Mío Cid se estructuraban de ese modo.

Por último, la división por capítulos es lo que fragmenta la historia. Esto es lo más importante de la estructura externa de la novela. A la vez que creas la historia, asegúrate de segmentarla en capítulos. Y, si se da el caso de que no los tiene, de que hiciste un único párrafo, hazlo para ti mismo.

Estructura interna de la novela

Para nosotros, es indiferente hablar de estructura interna de la novela o del guion cinematográfico. En ambos géneros literarios es un apartado fundamental. Para mejorar en este aspecto de la escritura creativa, te recomendamos leer libros de guionistas.

El clásico por excelencia es El guion, de Robert Mackee. Abarca todos los rasgos importantes del guion cinematográfico, que van mucho más allá de la estructura interna. Pero da igual. Sería recomendable que atendieras a todos. A todos le podrás sacar un gran partido a la hora de escribir un texto narrativo extenso.

La forma más básica de estructura interna de la novela es planteamiento-nudo-desenlace. Así se organiza lo que se llama “el camino del héroe”. Ahora bien, dentro de cada una de estas partes, puedes identificar otras. En el mundo del guion se las llama actos. Y cada acto, lo podrías dividir en secuencias y escenas.

Lo más importante a tener en cuenta es lo que estas partes representan. Por ejemplo, el elemento que hace de bisagra entre dos actos suele ser un punto de giro o un clímax. El punto de giro representa un cambio fundamental en la trama. Aunque puede –debe, de hecho- afectar al desarrollo del personaje.

Para profundizar en la estructura interna de la novela haremos un artículo más extenso. Creemos que es la parte más importante de todo el proceso de escritura. Da igual que escribas a las mil maravillas o que crees personajes estupendos. Eso también lo necesitarás. Pero la estructura es lo que le otorga a todo ello un sentido de conjunto. Lo que lo vertebra todo.

De momento, hasta aquí llega nuestra explicación. Esperamos que hayas encontrado útil esta guía práctica. Y que, por supuesto, la reviertas en nuevos ejercicios de escritura creativa. Pronto la complementaremos con otras.

Iván Jándula Martín

Tengo a mi cargo las secciones dedicadas a la escritura creativa y a la teoría de la literatura. Soy graduado en Estudios literarios y cuento con experiencia como trabajador en el sector editorial español. Actualmente estoy en proceso de terminar la que será mi primera novela. Mi género preferido es la novela negra, pero en realidad soy un lector omnívoro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *