que es un narrador

Si te interesa la literatura, a menudo habrás oído hablar de la importancia de la trama, los personajes, la ambientación y el estilo. Sin duda, esos son cuatro aspectos clave que todo escritor debe manejar para dotar de interés a sus textos. Sin embargo, hay otro elemento fundamental del que en buena medida dependen todos los demás. Se trata del narrador. En este artículo, te explicamos qué es un narrador y por qué es un componente relevante de la escritura creativa.

Definición e importancia del narrador

¿Qué entendemos por narrador? Sencillamente, la voz que cuenta la historia. Su elección tiene una enorme relevancia, porque el narrador de un texto puede estar vinculado a la historia de formas muy distintas. Por ejemplo, puede formar parte del mundo de ficción que se recrea en la obra o puede ser externo a ella (lo que en términos técnicos se denomina intradiegético y extradiegético, respectivamente).

A su vez, puede ser omnisciente (si lo sabe todo) o equisciente (si tiene información limitada). Estas diferencias repercuten directamente en la forma y el contenido de una obra. Como sucede con una anécdota, quién la cuenta condiciona qué se cuenta, cómo se cuenta y cómo es recibido.

Descúbrelo todo sobre los varios tipos de narrador que existen en nuestra guía específica:

¿Cómo elegir el narrador? Ejemplos y usos

Resulta primordial que, antes de abordar la escritura, estemos familiarizados con los distintos tipos de narrador que existen. Solo así podremos decidir cuál nos conviene más en cada caso. La elección dependerá del punto de vista que nos interese adoptar.

Con un narrador en primera persona, nos será más fácil explorar la psicología de un personaje y su particular visión del mundo. Para ello contamos con recursos como el monólogo interior, que consiste en reproducir los pensamientos del personaje tal y como brotarían en su conciencia. Tiempo de silencio de Luis Martín-Santos es un magnífico ejemplo, igual que Las olas, de Virginia Woolf.

Si, en cambio, lo que queremos es describir un mundo o una serie compleja de acontecimientos que engloba a muchos personajes, probablemente un narrador omnisciente en tercera persona sea la opción idónea.

Elige el narrador según el género literario y otros parámetros

Otra forma interesante de plantearte la elección de tus narradores es pensar en términos de géneros literarios: si uno de los elementos más importantes de tu obra es un universo de fantasía o de ciencia ficción que quieres describir con detalle, la visión panorámica que permite un narrador ajeno a la historia será muy útil. Este es el caso de Los desposeídos de Ursula K. Le Guin o Un mundo feliz, de Aldous Huxley.

Por otra parte, a lo largo de un texto pueden emplearse múltiples narradores. En el caso de un relato, esto supone un reto técnico mayor, pero es posible. Más común es emplear esta opción en una novela, en cuyo caso hablamos de novela polifónica. En la literatura hispanoamericana, Rayuela de Julio Cortázar o Los detectives salvajes de Roberto Bolaño son dos célebres ejemplos. En la literatura en inglés, Irvine Welsh escribió Trainspotting alternando en cada capítulo la voz en primera persona de un personaje distinto.

¿Te han servido estos ejemplos? Recuerda que aprender de las grandes obras no es cuestión de un día. Ponte retos a tu medida y, si estás empezando, experimenta sin miedo con distintos tipos de narrador.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *