tipos de figuras literarias

Tipos de figuras literarias: ejemplos y claves

Hoy nos enfrentaremos a un tema delicado que requiere de la máxima atención. Descubriremos los diversos tipos de figuras literarias y cómo utilizarlas. Ojo, porque el ámbito lírico de la escritura creativa es uno de los más complejos y refinados. El nivel superior, por decirlo así, de máxima dificultad.

Tras haber introducido los diversos tipos de narrador, y realizado también una incursión en el tema general de la escritura creativa, nos introducimos en algo más complejo. Empecemos, pues, por el principio, una definición de figura literaria.

¿Qué es una figura literaria?

Una figura literaria se da cada vez que realizamos una variación o cambio en el lenguaje con finalidad estética. Los rasgos estilísticos son de todo tipo y crean toda clase de efectos diversos que conviene desgranar uno a uno. Desde el hipérbaton, pasando por la anáfora o la hipérbole, todas ellas son figuras literarias muy usadas. Nosotros mismos las usamos sin querer en el hablar habitual, y también cuando escribimos.

Vamos a desglosar uno por uno los tipos de figuras literarias que existen.

Figuras literarias de pensamiento

Encontramos aquí algunos tipos fundamentales de figuras literarias que se componen con “enunciados completos”. Su característica: aportan matices al sentido de la frase:

  • Perífrasis

    Dar un rodeo en lugar de mencionar a la cosa que queremos mencionar

  • Interrogación

    Clásica y conocida figura literaria. Realizar una pregunta. La interrogación retórica ocurriría cuando se realiza una pregunta cuya respuesta ya se sabe de antemano.

  • Exclamación

    cuando exclamamos algo.

  • Prosopopeya

    Esta figura literaria de pensamiento se da cuando le otorgamos a seres inanimados características de ser animados. Cuando le damos vida a una piedra, un objeto, etc.

  • Apóstofre

    Cuando, en un diálogo, nos dirigimos con vehemencia hacia un interlocutor.

  • Antítesis

    Cuando oponemos dos oraciones cuyo significado es contradictorio entre sí. Normalmente las dos oraciones se separan con conectores adversativos.

Figuras y tropos de significación

En este grupo de figuras literarias, las de significación, se engloban todos aquellos recursos referidos a las palabras y su significado. En definitiva, se refieren al sentido de las palabras y a las sútiles modificaciones que podemos introducir:

  • Metáfora

    Con la metáfora denominamos una cosa o palabra a través de la analogía con otra palabra. Es sin duda una de las figuras literarias más comunes que existen.

  • Metonimia

    Con la metonimia designamos con una palabra otra palabra. Existe entre ambas siempre una relación de tipo causa-efecto, o bien contenedor – contenido, autor – obra, etc

  • Sinécdoque

    Parecida a la metonimia, designa la parte por el todo, o el todo por la parte. Hablar de los mástiles de un barco para referirse al conjunto del barco, por ejemplo.

  • Hipérbole

    Propiamente, una exageración, una expresión exagerado o sobre hinchada.

  • Litote

    Consiste en afirmar algo, negando otra cosa. Por ejemplo “no estás en lo cierto”, para decir “estás en un error”

  • Antonomasia

    Con esta figura se cambia un nombre propio por una expresión. Paris, “la ciudad del amor”, por ejemplo.

Figuras literarias de dicción

Cuando nos referimos a las figuras literarias de dicción, nos centramos en aquellas figuras que modifican la forma de las palabras. No nos referimos en este caso al significado.

  • Apócope

    Esta figura literaria se da cuando eliminamos un sonido de la palabra. “buen” juez, por ejemplo.

  • Paragoge

    Al contrario del Apócope, aquí añadimos un sonido a la palabra. En el hablar del sur, los “huespede” de la casa.

  • Aféresis

    En este caso, eliminamos un sonido del principio de la palabra. Nos comemos la palabra, literalmente.

  • Metástesis

    En este caso de figura literaria, eliminamos un sonido del interior de la palabra.

Ritmo y melodía: figuras específicas

En esta sección encontramos dos figuras fundamentales que afectan al ritmo y la melodía de las frases. Por un lado tenemos la Aliteración, que consiste en repetir un sonido vocálico o consonántico de forma destacada en el interior de una frase. Por otro lado, tenemos la onomatopeya, que no es otra cosa que un sonido animal cifrado en letras: “guauu”, o bien “grrr”, por el gruñido.

Figuras de elocución

Este tipo de figuras se dan en el contexto de la oración, y afectan en concreto a “cómo suenan las frases”. Trucos sonoros para las frases, vaya.

  • Sinonimia

    Utilizamos sinónimos encadenados para realzar algo.

  • Asíndeton

    Eliminamos conjunciones. Por ejemplo, en una enumeración eliminar “y”

  • Polisíndeton

    Añadimos por exceso conjunciones. Por ejemplo, añadir “y” en todos los términos de una enumeración

  • Repetición

    Cuando repetimos más de una vez una palabra o término. Enfático

  • Epíteto

    Un atributo específico de un sustantivo. Por ejemplo, Zeus, pastor de hombres.

Figuras de construcción

En este caso, nos referimos a figuras que afectan al orden y la disposición de las palabras en el interior de una frase. Muy habituales en poesía y lenguaje lírico, pero también en narrativa y otros tipos de escritura de ficción.

  • Elipsis

    Con esta figura literaria muy común se eliminan palabras de la frase, o secciones en una continuidad narrativa, para crear un vacío efectista.

  • Zeugma

    Ocurre cuando usamos una palabra una única vez cuando en verdad deberíamos usarla más veces. Por ejemplo, cuando hacemos una enumeración: “era un narrador alto, era un narrador guapo, era un narrador delgado”, sólo mencionamos el primer “era”

  • Quiasmo

    Con esta figura literaria bastante común intercambiamos dos ideas paralelas y opuestas.

  • Anáfora

    Esta figura consiste en la repetición de un término, de una frase, de un elemento al principio de cada párrafo… repetición de elementos.

Historia de las figuras literarias

Las figuras literarias forman un dúo con los tropos, y se circunscriben dentro del dominio de la retórica. Las figuras literarias son parte esencial del ornatus retórico y constituyente nuclear de la elocutio.

Se inició su estudio en el siglo IX antes de Cristo. Entonces el dominio de las figuras literarias se centraba en la “retórica”, y servía para mejorar el arte o habilidad de hablar en público.

Las figuras literarias que aquí hemos mostrado, se han determinado en las últimas décadas mediante amplios consensos en la Real Academa de las letras y otras instituciones de la lengua. Pero es importante notar que toda figura literaria, así como toda definición de figura literaria, es flotante y cambia en el tiempo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *